martes, 10 de febrero de 2009

Un test: ¿cómo estás de iluminado?

Un sencillo test que me envía el amigo Jieshi Shan desde Bahía Blanca:


Si puedes vivir sin cafeína o nicotina

Si puedes estar siempre alegre, ignorando molestias y dolores

Si puedes resistirte a la queja

Si eres capaz de entender cuándo los seres queridos están demasiado ocupados para dedicarte tiempo alguno

Si puedes aceptar la crítica y la censura sin rencor

Si puedes ignorar la limitada educación de tus amigos y nunca corregirles

Si puedes tratar por igual a ricos y pobres

Si puedes enfrentarte el mundo sin mentiras ni engaños

Si eres capaz de vencer la tensión sin ayuda de fármacos

Si eres capaz de relajarte sin beber alcohol

Si puedes dormir sin ayuda de somníferos

Si no tienes prejuicio alguno respecto a confesión religiosa, color de la piel, sexo, orientación sexual, o inclinaciones políticas

–entonces casi has alcanzado el mismo nivel de desarrollo espiritual que tu perro.

4 comentarios:

El Perpetrador dijo...

Qué bueno. En verdad los perros son más sanos que casi todas las personas. Aunque ahora que pienso también sienten prejuicios hacia quien no les gusta y ladran y se angustian si su amo no está cerca.

Me ha sorprendido el contar con una puntuación bastante alta, si bien sospecho que los 2 ó 3 defectos señalados en la lista en los que incurro son de los más graves. ¿No debería haber cierta graduación en las taras? Decía el mismo Gautama en un sermón que leí hace poco que el deseo carnal era menos censurable que el odio aunque más difícil de erradicar.

javuchi dijo...

Ah jajaja.
Si tuvieramos la comprensión que tienen los perros de la unidad de todas las cosas, y al mismo tiempo pudieramos usar esta mente para ver allí donde ellos están ciegos... ¡seríamos sublimes!

Saludos.

Jué-shān 崫 山 dijo...

Perpetrador:

Enhorabuena por tus resultados, aunque no sea un test demasiado serio. Para empezar, el perro está condicionado por los humanos y, por tanto, podríamos decir que "contaminado" por ellos -en parte por convivencia y en parte por las modificaciones genéticas que los humanos introdujeron en su naturaleza original de lobo.

De todas formas, es divertido y útil para bajarnos los humos místicos. La naturaleza es un gran espejo.

En cuanto a la gradación de las taras, tendrás que esperar a que le pregunte a mi perra...

Xavier dijo...

Sin duda todavía no tengo el nivel espiritual de mi perro. Y eso me da que pensar...